59328201_883333732002071_5347123812666179584_o

De verdad,
no tengo poemas
de corazón abierto
o que esperen
que le abrochen un botón

Y últimamente,
más que poemas
parecen cartas
que vienen con prisas,
pero no se olvidan,
se quedan y
vuelven
tan correspondidas
con manchas de luz,
tinta de titanio
y rabia mineral
de tu paciencia caliza

De mi palacio en un manantial,
soy el que soy,
alguien que escribe al lirio
antes que a la persona,
el que esconde en su reflexión
la razón de sus cometas,
un idiota
con afición a tu reloj,
un soldado
que aprende contigo
a disparar

Soy reflexivo ante tu calma,
soy huracán ante tu destreza
con tus huellas,
fémur de samurái
ante tus desafíos

De verdad,
no tengo poemas
de corazón abierto
porque nadie firma
delante de los espejos

Pero qué te puedo decir a ti
sirviendo el nervio
antes que el café

Enrique Adam

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
A %d blogueros les gusta esto: