Un coro de gotas que no
aprecia la suavidad de su cara
despoja la alegría
y acompaña a su tozudez
con las crónicas de un amor finito
entre sus manos

Ella, sentada en la almohada
sabe que quedan lágrimas que
medirán en centímetros
su próxima relación entre
hecho y deseo

Acoplada y acurrucada
trata su cama como una
grieta del pensamiento
donde deja en sobres de viejas cartas
todos los ademanes del
querer y de verdad, querer

Tan fácilmente ella
fácilmente todavía
Dificilmente los demás
y medianamente él

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
A %d blogueros les gusta esto: