La luna me recuerda la cantidad de sueños
que me perdí con tus días

Me recordó que el insomnio se mide al peso
cuando mis ojos te miran como si alguien

Como si cayesen en mitad de la ciudad
dejando en blanco y negro a los semáforos
para que no pase nada y a la vez, pase de todo

Ahora que la ciudad está más oscura y
hemos dejado viudo al sol,
en este altar de folio blanco
diremos amén al despecho y
lo guardaremos en el telón de acero
que el destino nos vendió

Los poetas mueren jóvenes
quizás por eso,
por la brevedad de tus días
que quisieron ser y nunca fueron

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
A %d blogueros les gusta esto: