En el diario de la hiperactividad
no existen drogas
sino drogadictos

No existen reglas
sino directrices

No existe la melancolía
sino la alegría mal dosificada

No existe la tristeza
sino química

Hay secretos que te obligan a rezar
sin saber a que dios dirigirte

Como si todo tuviese que ser
blanco o niego cuando alguien
me conoce

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
A %d blogueros les gusta esto: